Google+ Agapornix esquizofrenico: Lou Lou, oui, c'est moi.

Monday, August 19, 2013

Lou Lou, oui, c'est moi.

Se dice que no la bautizaron con agua bendita, sino con Shocking. Yo creo que con eso...tu destino está un poco más que marcado.


Hija de una inglesita, un poco mitad irlandesa y un conde. Un conde venido a menos pero que seguía pensando que partía la pana. Lo que viene siendo un conde, vaya. La madre de Lou Lou (nèe Louise Vava Lucia Henriette de la Falaise) había sido modeluqui para Schiaparelli y había sido retratada por el mismísimo Cecil Beaton. Ahí es nada. Al padre se la sudaba todo un poco. Era todo muy moderno. Muy inglés.


Lou Lou vivió muy de cerca el Londres alocado de los 70, con bien de fiestas y amor libre para después irse a New York donde una tal Diana Vreeland intentó convertirla en modelo, pero ella prefería irse al Studio 54 con Marisa Berenson. ¿Y quién no?


Se dice que conoció a Yves allá por lo 60 en lo que sería una barbacoa de la época. Yves, que estaba un poco p'allá, como todos los genios, pues se fija en ella y ella en él, not in a sexual way, por razones obvias. Sino más bien como una conexión de almas. La Mariliendre encuentra a su Mariquita. Al principio, colaboraba haciendo sombreritos y joyitas varias, pero pronto se vio que la chica servía para mucho más.


Junto a Yves, crearon el famoso Smoking, que lucía ufana la Deneuve. A Lou Lou, no le gustaba mucho el tema vestir femenina, si entendemos femenina como cursi. Eso de las falditas como que no. También es cierto que el momento repollo...como que no era (ni es) nada francés. Que no te engañe Amelie. El momento naif cuando tienes más de 30 años... grita LOCA sin control.


Realmente Lou Lou, no fue tanto una musa, al estilo Kate Moss, que lo único que hace es tirarse por los suelos y lucir palmito en las pasarelas. Que va. Ella se implicaba en el proceso creativo. Y calmaba a la desquiciada de Yves. Que debía estar de atar. Yo siempre me lo he imaginado como taciturno y depresivo con cambios de humor que lo flipas. Lou Lou lo calmaba y le quitaba las tonterias. Era la típica amiga que te grita: ¡Hasta aquí! ¡Put yourself together, woman!


Le encantaba ir con todos los collares del mundo encima como una Masai. Por eso era la encargada de crear las joyas para Yves y, más tarde, cuando éste se retiró, siguió con su linea propia. Que lo petaba. Las vendía en la casa Marrackech de Yves, que debía ser como la de Versás en el Lago de Como. El c**o de la Bernarda.

En cualquier caso, Lou Lou es una de esas mujeres que no se pueden volver a repetir porque nadie leería su blog, no se haría fotos en los photocalls ni haría RT descontrolados a todo el mundo. Lou Lou era moda. Era tendencia. Era francesa. Era un poco lesbian y un poco cazafortunas. Se endrogaba con Yves y creaba estilo todos los días. Lou Lou, oui, c'est moi.





No comments: