Google+ Agapornix esquizofrenico: Y tú, ¿De quién eres?

Friday, February 8, 2013

Y tú, ¿De quién eres?

Ha pasado mucho tiempo desde que me hicieron llegar esta acerrima defensa. Pero la vida y sus movimiento han hecho que no lo compartiera con vosotros hasta ahora. Bien es cierto que tambien ha contribuido a que la defensa que me ha tocado era peliaguda…porque en realidad…¿Quién prefiere la sábana al edredón nowadays?

Pero como me gustan los retos (?) pues voy a defenderlo como si fuese Lorenzo Lamas, el rey de la camas (los de Nueva Enseñanza Media pinchen el link) Pues eso, que el duelo que nos ocupa hoy va de camas. Y en particular de lo que elegimos para cubrirnos, por supuesto contamos con las mantas, nadie tiene sabanas solas en la cama. 

Pues eso. Comenzamos:
RJC es de Edredón o nórdico: 

- El edredón es mucho mejor porque lo puedes elegir de pluma, plumón, sintético, antialérgico o de pelo de cola de unicornio si quieres. Porque los hay gordos, flacos, grandes, pequeños, de verano, de invierno, de entretiempo. Es todo un mundo por descubrir y nos gustan las posibilidades. El algodón corriente o la seda para los más exquisitos nos aburren, y además están muy pasaditas ya. 

- Con el edredón haces la cama en menos de 20 segundos y siempre te queda estupenda. Sensación lisa y fluffy para los que viven la vida con prisas. Las sábanas dan mucho más trabajo y no dan esa sensación de acabado Finish Quantum. 

- Pasar un día lluvioso bajo un edredón es mucho más reconfortante… ¿Quién diablos va a  usar una sábana para perderse en la cama o en el sofá? 

- Siempre hemos sido más de pluma, y tú lo sabes. 

- Porque con una sábana solo, no puedes hacer una cama-burguer. 


Agapor es de Sábana y Manta

- Es mucho más fácil arropar o que te arropen con sabana y manta. De hecho, nuestra infancia no habría sido la misma, como no la es la de los niños (ahora jovenzuelos) europeos que miran con estupor las camas deshechas de su piso de estudiantes de Argüelles. Tampoco han sentido la angustia, posteriormente transformada en obsesión, de sentirte literalmente atrapado por tu manta. Sí, los padres eran expertos en “atar” a sus hijos a la cama e impedir así que se movieran durante el sueño. Ahora no puedo dormir si la cama esta arrugada. 

- Es mucho más estimulante despertar en mitad de la noche y descubrir que tu sabana ha desaparecido. Sólo notas el contacto de la manta… Buscas…tanteas, extiendes el brazo, mueves las piernas para buscarla y no, no está. Acabas levantándote, quitando la manta y descubriéndola hecha un atillo en una esquina de la cama. ¿Cómo ha sido? Es y será un misterio 

- La sábana y la manta vienen indisolublemente acompañadas, como Paris y Nicole en el 2005, por otro elemento que sería imposible sin ellos: La colcha.  El universo de la colcha es amplio, oscuro, intrincando y altamente adictivo. A juego con las cortinas, con la alfombra de al lado de la cama, con el tapizado del sillón, que, inexplicablemente hay en la habitación… las variantes son tantas como los issues de cada individuo.  La colcha se está perdiendo. 

- Por las mantas de Pierre Cardin. Una orgía de dibujos moleculares, pint animal y colores imposibles… El señor Cardin creaba maravillas dignas de estar en varios museos nord-europeos. 


- Porque son mucho más prácticas para descolgarte de una ventana….claro que sí. 
Y bien....Tú, ¿de quién eres?

No comments: